Second life – Cumple tus sueños de viajar, volar e interactuar.

Hace unos días me encontraba mirando un programa de televisión en Discovery Channel que hablaba sobre el futuro y la tecnología actual que lo vislumbra, fue allí donde vi algo interesante llamado Second Life (Segunda Vida), vi con gran sorpresa como los usuarios de este “juego” tenían la capacidad de crear sus propios cuerpos “avatar” a su gusto y llevarlos a un mundo virtual en el que podrían interactuar con otras personas, dialogar y desarrollar diversas actividades como: volar, ir bajo el agua, lanzarse de paracaídas, ir a fiestas, incluso tener sexo.

SecondLifePues bien, me inscribí en la página de Second Life, cree mi avatar instale el programa que te permite jugar en tu pc y me di cuenta que en realidad es mucho más que “un juego”.

Second Life está desarrollado completamente en 3D, te permite configurar tu avatar a tu gusto, interactuar con gente de todo el mundo (incluso a través de audio si tienes tu micrófono), crear comunidades virtuales, ganar dinero a través del dinero virtual –Lindens– que luego puedes convertir en Dólares reales.

Así que les dejo esta inquietud, esta nueva forma de vida y unos cuantos links para que conozcan más de este metaverso.

Second life en español.

Definicion de Second life

Descarga de Software

Anuncios

Claves para implantar con éxito una metodología de desarrollo de software

El siguiente articulo trata sobre las claves que debemos tener en cuenta para tener éxito en las metodologías de desarrollo de software sobre todo cuando estemos desarrollando proyectos para grandes empresas en las que ya se haya tenido experiencia en proyectos informáticos de alta envergadura:

La dificultad propia del desarrollo de software, y su impacto en el negocio, han puesto de manifiesto las ventajas – y en muchos casos la necesidad – de aplicar una metodología formal para llevar a cabo los proyectos de este tipo.

El objetivo es convertir el desarrollo de software en un proceso formal, con resultados predecibles, que permitan obtener un producto final de alta calidad, que satisfaga las necesidades y expectativas del cliente. Atrás dejamos el modo de trabajar artesanal, que a menudo requiere de esfuerzos heroicos para llegar a buen puerto, con los consecuentes desfases de fechas y coste, y el más que probable desgaste personal del equipo de proyecto.

En la actualidad existen numerosos estándares y modelos en los cuales nos podemos basar, como Métrica 3, CMMI, ITIL, ISO 9000, etc. Independientemente del marco, modelo o estándar elegido como referencia, la implantación de una metodología de desarrollo de software en una organización plantea diversos retos cuya resolución está más cerca de lo humano que de lo técnico.

En este artículo expongo los aspectos que, en base a mi experiencia, considero clave para implantar con éxito una metodología de desarrollo de software en una organización:

1.- Gestionar el cambio de forma adecuada

Seguramente no empezaremos desde cero y ya existan equipos de proyecto que acumulan años de experiencia trabajando “a su manera”. Pretender que apliquen una metodología supone que cambien su forma habitual de trabajar, por lo que llevar a cabo una buena gestión del cambio resulta fundamental.

Tres de los aspectos más importantes a tener en cuenta para llevar a cabo la gestión del cambio son:

• Contar con el apoyo explícito de la dirección: En un proyecto de estas características nos vamos a encontrar con numerosos obstáculos, que sólo con el apoyo de la dirección podremos superar.
• Prepararse para la resistencia al cambio: La resistencia al cambio es la norma y no la excepción, por lo que sus causas deben ser analizadas y gestionadas como parte del proyecto de implantación.
• El cambio ha de ser progresivo: Cada persona requiere de un plazo de tiempo distinto para cambiar. Es necesario tener esto en cuenta a la hora de planificar el proyecto.

2.- Utilizar los proyectos como fuente de información

No sólo la metodología ayudará a los proyectos, sino que estos ayudan a enriquecer la metodología. Los distintos tipos de proyectos de la organización, y la casuística específica que les acompaña, deben ser tenidos en cuenta a la hora de definir los procesos o prácticas de la metodología a implantar.

“Escuchando” a los proyectos conseguiremos identificar:

• Las actividades en las que el equipo de proyecto encuentra más dificultades.
• Las carencias de la metodología ya implantada (o en vías de implantación).
• Las particularidades no contempladas inicialmente por la metodología, y que deben ser tenidas en cuenta para conseguir su completa implantación.

3.- No reinventar la rueda

Con frecuencia se invierte tiempo en buscar soluciones a problemas que ya han sido resueltos con anterioridad en otras organizaciones. Para agilizar la resolución de problemas y no caer en errores ya cometidos por otros es recomendable solicitar asesoramiento a empresas especializadas, que aporten conocimiento y experiencia en proyectos de similares características.

4.- Vender internamente el valor de cada práctica o proceso de la metodología

Aquellas actividades de la metodología que no aporten valor serán meros trámites burocráticos. Por ello hemos de cuestionar nuestra propia metodología tanto de forma individual como en equipo. Si no se aprecia el valor de un procedimiento en el propio equipo de definición o implantación, difícilmente será aceptado y aplicado por el resto de la organización.

Igual de importante es la transmisión (a los equipos de desarrollo) del valor que aporta cada práctica o procedimiento de la metodología. La venta interna es un aspecto que debe abordarse como parte de la estrategia de comunicación y formación. Los metodólogos trabajan en la definición de los procedimientos, y podrán apreciar su valor al tener un contexto global de la metodología y de la organización; sin embargo, los equipos estarán más preocupados por sus proyectos que por la metodología, y difícilmente aplicarán algo que no les aporte beneficios tangibles.

5.- Aplicar presión, pero con cuidado

Como decía antes, cada persona requiere de un plazo de tiempo diferente para cambiar su forma de trabajar. A menudo el propio apoyo de la dirección se transforma en una presión excesiva sobre los equipos de desarrollo la cual puede desembocar en un rechazo generalizado de la metodología.

Durante el proyecto de implantación es recomendable “tomar el pulso” a los equipos de desarrollo con bastante frecuencia y transmitir las sensaciones a la dirección para regular la presión adecuadamente.

6.- Pensar en todos

En organizaciones grandes, la diversidad de los proyectos que se acometen puede acarrear que algunas prácticas de la metodología no sean aplicables en todos los casos. Asimismo, el valor añadido de estas puede no ser apreciado de igual manera por todos los equipos.

La mayoría de modelos de referencia comentados definen mecanismos para adaptar los procedimientos a cada caso, aportando así la flexibilidad necesaria para su implantación en organizaciones complejas.

Tener esto en cuenta ayudará a que la metodología no se perciba como algo “para los demás”, sino como una forma definida de trabajar con posibilidad de adaptarse a todos.

7.- Mecanizar los procedimientos

La mecanización de determinadas prácticas mediante herramientas específicas (ya sean de mercado o desarrolladas a medida) facilita la normalización de los procedimientos y la implantación de la metodología.

Asimismo, contar con un sistema que nos guíe durante la aplicación de los procesos evita la sensación de incertidumbre (¿he hecho todo lo que tenía que hacer?).

La mecanización de determinadas prácticas mediante herramientas específicas (ya sean de mercado o desarrolladas a medida) facilita la normalización de los procedimientos y la implantación de la metodología.

8.- Vigilar el lenguaje y contenido de los procedimientos

Los procedimientos deben describirse de forma clara y fácil de entender. Estos serán utilizados por una amplia gama de perfiles por lo que la simplicidad será siempre agradecida. Debe evitarse utilizar un estilo académico, repeticiones innecesarias y ambigüedades que den lugar a diferentes interpretaciones.

Recordemos que son un instrumento para el equipo de proyecto, por lo que contenidos demasiado extensos o poco concretos pueden hacer que el lector “se pierda” o que “pierda el interés”, dificultando la aplicación de los mismos. También recomiendo no incluir información acerca del “por qué” de un proceso, o incluirla sólo cuando sea necesaria y en forma de pequeñas reseñas aclaratorias.

Conclusión

En síntesis, podríamos decir que el éxito en la implantación de una metodología de desarrollo en una organización consiste en aplicar un enfoque de gestión del cambio (apoyo de la dirección, comunicación, formación, plazos razonables, etc.) acompañado de pragmatismo, sencillez y flexibilidad en el fondo y la forma de los procesos.

tomado de: http://www.microsoft.com/spain/empresas/tecnologia/metodologia_software.mspx